Si no cambias nada, todo seguirá igual

Enviar por correo Enviar por correo | Imprimir Receta Imprimir Receta
Calendario Cruces Rrojas

Este calendario lleno de cruces rojas es el que me ayudo a conseguir mi objetivo.

Hola a tod@s,
esto que es una obviedad, a veces es difícil de acometer. Un cambio es convertir o mudar algo a otra cosa. Hacer esto no es fácil porque somos animales de costumbres y hábitos, y cualquier cambio nos supone un estrés importante. Por eso el cambio se consigue con pequeñas modificaciones, sin estrés y con tiempo. Es clave tener en cuenta esto ultimo: el tiempo. No hay nada milagroso que se haga en 3 dias. Aquí os cuento como lo abordé yo.



Lo primero: Mentalizarse y asumir que tienes que hacer algo

Mas o menos me duró 6 meses la mentalización. Durante ese tiempo, varios días en cama con dolor de espalda y unos 20 días tomando calmantes me ayudaron a asumir la necesidad de hacer algo. 
¡Que difícil es esto! no sabes por donde empezar, sabes que algo hay que hacer, pero ¿que?¿como?.
Empecé a darle vueltas a un cambio radical en la alimentación, deporte a tope, etc…El problema es que pensar tanto como hacerlo no es bueno, porque nunca arrancas.

Lo segundo: ¡Trata de arrancarlo, por Dios Carlos!

Tenia claro que lo que fuera que hiciera, era algo que se tenia que convertir en un habito. Tanto como apagar la luz al salir de la habitación. Investigue sobre como crear hábitos, ¿Sabíais que hacen falta solo 66 días para convertir algo en habito? ¡Solo 66 días!.


No es necesario tener todo planificado al milímetro, un cambio lleva su tiempo y es para siempre. Hay que dar un paso, aunque sea pequeño. En mi caso empece por hacer los primeros abdominales y apuntar las cruz roja de ese día en el calendario. Dar el primer paso es lo mas difícil. Asi que si es pequeño, no nos costara tanto y sera mas motivador.

Lo tercero: Se fuerte todos los días…. que puedas

Lo cierto es que las cruces rojas en el calendario me ayudaron bastante. Cuando no me apetecía nada, miraba el calendario y me decía: “Vega chaval se fuerte, aunque sea haz la mitad” y la verdad es que ya puesto hacia todo, pero algún día hice solo la mitad y ¿sabéis que? ¡NO PASA NADA! Y si un día no lo haces, tampoco. Solo mentalízate de que al día siguiente tienes que hacerlo. Y no hace falta ser fuerte el 100% de los días, un 80% es mejor que un 0% 🙂


Ahora solo falta avanzar en los cambios, pero eso será para otro post. Ánimo que se puede.


Articulo anterior de la serie

5 Comentarios

  • 17 Febrero, 2015 - 16:02 | Enlace permanente

    Tienes toda la razón del mundo.

    Llevaba años pensando en hacer deporte entre semana, que si piscina que si gimnasio, que si ahora me tengo que comprar unas chanclas, que si no tengo bolsa… y al final no hacia nada, pero estas navidades, el primer día de vacaciones me dije “me bajo a correr”, sin más, no le di más vueltas, busque en internet y encontré un blog donde daban pautas para empezar desde cero, y empece. Es está, a mi me ha servido mucho: http://www.empezaracorrer.com/2012/01/primer-entrenamiento-para-empezar.html

    Y oye, que es verdad eso de no pienses, hazlo.

    Que ya corro 25 minutos tres días en semana, más orgullosa estoy, y eso que he fallado algún día y apunto estuve de dejarlo, pero me dije, que leches, más vales salir aunque solo andes que no hacer nada.

    La clave: constancia, paciencia y no rasgarte las vestiduras porque un día no lo hagas.

    Gracias, que tu entrada me ha animado el día.

    • 19 Febrero, 2015 - 8:31 | Enlace permanente

      ¡Gracias a ti Eu! Somos muy perros (con perdón para ese noble animal) pero es cierto que cualquier escusa nos vale. Yo lo he hecho mucho sobre todo: “Bueno, ya que me he comido una onza y la he fastidiado, me como la tableta” no es broma, yo lo he hecho mas de una vez 😀

      Gracias por el enlace, lo guardo y le echo un ojo.

      Un beso!

  • 18 Febrero, 2015 - 10:39 | Enlace permanente

    Leyendo esto (y el anterior post) me estoy animando a seguir tus pasos. Ya he empezado a caminar (marcha, más bien) el finde 🙂

    • 19 Febrero, 2015 - 8:32 | Enlace permanente

      ¡Que bien Alfonso! te darás cuenta que también te vale para estar tranquilo tu pensar en tu saga 🙂 mientras caminas. Me alegro un montón. Por cierto, estoy enganchado al libro, me esta encantando.

      Un beso a todos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *